Artículo comunión payasos Panda

Guía para preparar la comunión más original y divertida

La comunión es una de las celebraciones más importantes en la infancia de un niño. Organizarla puede ser, no obstante, una tarea costosa y complicada para los padres, que deben escoger el lugar ideal, la decoración, el catering, la música, la fotografía… En definitiva, todos los aspectos y elementos de esta gran celebración.

Desde Payasos Panda contamos con una gran experiencia en la organización de comuniones de todo tipo. Por ello, nos sentimos encantados de ofrecer a través de esta guía para comuniones una serie de consejos que conviertan la experiencia en un recuerdo inolvidable y ayuden a disfrutarla desde el primer momento. ¡Vamos a ello!

Lo primero de todo: ¿Dónde celebrar la comunión?

Escoger bien el lugar de la fiesta y del convite es clave para el éxito de la comunión y, sobre todo, para que nuestros invitados, y el protagonista, disfruten de un día excelente.

Sin embargo, no hace falta que se trate de una sala de lujo; simplemente ha de ser un espacio agradable, acogedor y lo suficientemente espacioso como para que tanto niños como adultos puedan divertirse tras el banquete. La elección dependerá del presupuesto, de la ubicación de la fiesta y de los gustos de los anfitriones, pero puede ser desde un hotel lujoso hasta un camping cercano a una playa, pasando por un restaurante sencillo con servicio de catering, una sala de fiestas o una casa de campo. Lo importante es que el lugar transmita calidad y buenas sensaciones a los invitados, para lo cual, la decoración será fundamental.

Ideas de decoración para una comunión

Una vez elegido el lugar donde celebrar la comunión, la decoración dependerá del tipo de espacio del que se trate. No será lo mismo decorar una sala de lujo que, por ejemplo, una playa, un restaurante o una casa de campo. Si optamos por la primera opción, la decoración deberá seguir una línea más sofisticada. Eso sí, no debemos olvidar la edad del protagonista, por lo que, sea niño o niña, es recomendable que los colores predominantes sean suaves.

Normalmente se suelen escoger colores femeninos pastel para ellas: coral, rosa, naranja, amarillos claros, beige, blanco… Por otro lado, el color por excelencia para las comuniones de niño es el azul claro, a menudo combinado con blanco y con beige, aunque todo esto dependerá de los gustos del comunionero y de sus padres. Lo importante es que los colores escogidos combinen entre sí y con la línea estética del lugar.

Flores, lazos, guirnaldas y, cómo no, ¡globos!

Los globos son el elemento de decoración por excelencia, ya que transmiten festividad a todas las edades y, además, son muy divertidos para los niños. Además, se pueden colgar lazos y cintas en las sillas o en el techo, colocar guirnaldas y pompones de papel, centros de mesa… Elementos decorativos ideales para lugares elegantes y, también, para dar un toque sofisticado a espacios más sencillos.

Además, reservar un rincón para el libro de dedicatorias, situado sobre un caballete y decorado con flores y otros elementos, además de contribuir a la decoración, es una bonita idea para que todos los asistentes puedan dejar un mensaje de cariño al comunionero o comunionera.

El catering: elemento decisivo en toda comunión

Ofrecer un buen servicio de catering es imprescindible para que los invitados se vayan con buen sabor de boca… ¡y nunca mejor dicho! Sin embargo, la calidad de los alimentos no es el único punto a tener en cuenta. Contratar a una empresa especialista en catering puede ser una buena idea para que la comida se sirva caliente y sin demora, con la cantidad adecuada, con un buen trato por parte de los camareros y, en general, para que la organización sea excelente.

En cuanto a los platos, una buena idea es ofrecer varias posibilidades para que todos los comensales disfruten del banquete. Lo normal es dar a elegir entre carne o pescado, y también es cada vez más habitual incorporar opciones para personas celíacas, veganas o con algún tipo de alergia. La bebida suele ser de barra libre para no limitar el consumo a los asistentes, aunque depende del presupuesto para la fiesta.

Chuches y tarta: el momento favorito de los niños, y de algunos adultos también

La comida de calidad es muy importante, pero no debemos olvidar la presencia de los dulces en la fiesta. Para sacar a los niños una sonrisa de oreja a oreja al final de la celebración, se puede sacar una mesa de chucherías; la barra libre preferida por los más pequeños. Y seguro que más de un adulto acaba metiendo la mano entre las golosinas y las piruletas. También se pueden ofrecer en bolsitas individuales a cada niño o con forma de tarta, si el presupuesto es ajustado como para contratar este servicio o si, simplemente, los organizadores se decantan por esta opción.

Y, por supuesto, la tarta: el elemento estrella de toda celebración. Una idea fantástica es solicitar una tarta personalizada al servicio de catering o a una pastelería especializada. Se puede poner una o varias fotografías del comunionero, una frase, un dibujo… O, por el contrario, comprar una tarta clásica, de chocolate blanco, chocolate con leche o del sabor que sea. ¡Seguro que a todos les encanta!

Música: ¡que no pare la fiesta!

Al fin y al cabo, una comunión es una celebración y, por tanto, lo más importante es que todo el mundo lo pase en grande. Para ello, no puede faltar una buena lista musical, con canciones de todos los tipos y para todas las edades, de forma que todos los invitados tengan su momento de baile y de revelación. Además, un karaoke puede ser una idea genial si a nuestros invitados les gusta cantar o, simplemente, pierden el sentido de la vergüenza tras un par de copas.

Fotografías: el mejor recuerdo

Y, para tener un bonito recuerdo de este día tan especial, no puede faltar un servicio de fotografía o, en su defecto, ese familiar con una cámara de calidad que siempre está dispuesto a realizar reportajes completos. Sea como sea, es realmente agradable contar con fotografías de comunión: algunas sencillas y bonitas; otras, más originales y divertidas.

Para estas últimas, puede ser conveniente situar un photocall en algún punto estratégico del lugar de celebración y, junto a él, colocar una mesita con algunos accesorios: bigotes postizos, gafas graciosas, sombreros de colores, pelucas, globos… De esta forma no solo conseguirás las fotos de comunión más alegres y originales, sino también un punto de reunión y diversión para todas las edades.

Y, para terminar, un detallito

Una bonita forma de concluir este día tan mágico y especial es otorgar un pequeño obsequio a cada invitado como muestra de agradecimiento por su asistencia. En este punto existe una inmensa variedad de ideas, desde un sencillo detalle que sirva como recuerdo, hasta un regalo útil y más original. Incluso se puede ofrecer una manualidad hecha por el protagonista y por su familia, aunque esto es recomendable únicamente para fiestas con pocos invitados.

Una opción económica es regalar un cuaderno o libreta con un bolígrafo y una pequeña fotografía del comunionero. Otra es ofrecer una caja o ramillete de caramelos, bombones o chucherías. Un detalle que suele agradar son las bandejitas con pastillas de jabón para baños, algo que se puede hacer desde casa y, que si se envuelve en una bolsa elegante con un lazo enrollado, quedará precioso. Y, por supuesto, los tradicionales posavasos, tarjetas de agradecimiento, bolsitas de algodón, galletas con formas y detalles… Te animamos a que organices una comunión preciosa. Si necesitas ayuda durante el proceso, desde Payasos Panda estaremos encantados en ayudarte. ¡Suerte!

Call Now ButtonLlámanos Ahora!
Toda España
Ir arriba